domingo, 4 de septiembre de 2016

#Colombia: The Walking Dead: Una temporada filmada en #Bogotá



Por: Victor Valdivieso
Quizá Slavoj Zizek tenga razón cuando dice que Hollywood lo sabe todo. Para el filósofo esloveno, la industria cinematográfica parece ser el reflejo del estado actual de la ideología, porque ejemplifica o devela las claves para entender nuestra realidad. De ahí que varias figuras, situaciones y personajes propios del séptimo arte estén aquí, entre nosotros.
El Cyborg y el Zombie
Así las cosas, hay momentos en los que, como lo alertó la filósofa feminista Donna Haraway con la perspectiva Cyborg, algunas cuestiones y realidades que parecen lejanas, propias de la imaginación y la ciencia ficción circundan nuestra existencia, hacen ruido en nuestras vidas.
Por eso, aunque sea impensable o una locura creer en la posibilidad de convivir con y entre el Cyborg, a la vieja imagen de Terminator, es innegable la mezcla o la intersección de la tecnología sobre nuestra cotidianidad. Es más, queramos o no, nuestros celulares parecen injertos o emanaciones de nuestras extremidades, por citar un ejemplo. De hecho, son innegables el influjo en nuestros cuerpos de los implantes que nos permiten seguir viviendo, como el marcapasos. O el artefacto de placer conocido como el orgasmatrón, dispositivo-injerto que lleva al Cyborg al orgasmo a través vibraciones eléctricas. Por lo tanto, para la pensadora: “un Cyborg es un organismo cibernético, un híbrido de máquina y organismo, una criatura de realidad social y también de ficción” (Haraway, D. 1894: 2) Esa criatura somos nosotros mismos. Ahora bien, si esta perspectiva es plausible, sobre todo en tiempos de Pokémon Go, ¿por qué no pensar en la influencia, en nuestra realidad, de otras figuras que se plasman en el cine?

Zombie
Una de las figuras emblemáticas en nuestro mercado audiovisual contemporáneo es la del Zombie, un muerto viviente que se levanta hambriento de su tumba en busca de carne viva. Esta figura evoca la carencia. Su resurrección no es para anunciar la salvación, sino para conquistar sus privaciones. El Zombie se erige para arrebatar la vida a quien la posee. Y así, organizados de manera instintiva, desatan la confrontación contra los vivos, los humanos. Al vivo no le queda más camino que resistir a la insurrección.
En ese sentido, hace poco Noam Chomsky explicó que la obsesión de la industria cinematográfica por el Apocalipsis de los muertos vivientes tiene que ver con el miedo, fundamentalmente estadounidense, de una revolución por parte de los oprimidos. Por eso el tema atrae tanto la atención de productores y consumidores de Habitantes de las calles ocupando el caño de la calle 6 con carrera 30 en Bogotá.
series, películas y del cómic. Saben, desde luego, que cualquier forma de explotación -humana o hacia la naturaleza- es una bomba de tiempo que en cualquier momento puede estallar, incluso adquiriendo versiones ficcionales de sus consecuencias, como la del asecho del Zombie.
El apocalipsis Zombie
Es así como luego de la estúpida e irreflexiva política del desalojo y la represión de Peñalosa hacia el Bronx, parece que se filmara en el centro de Bogotá una nueva temporada de la emblemática serie The Walking Dead. La salida institucional del alcalde, también extraída de cualquier filme, desató un verdadero problema social del que nadie quiere ocuparse.
Peñalosa no desalojó el Bronx para devolver la seguridad y la tranquilidad a los vecinos del lugar, como dicen los medios. En realidad quiso recuperar el Bronx para convertir el centro de Bogotá en la meca del capital. Por eso el resultado de su intervención es lamentable. El alcalde a través de un discurso biopolítico implementa la necropolítica. A modo de aclaración, la biopolítica es una estrategia o un conjunto de mecanismos, en clave foucaultiana, de administración de la “salud” o “bienestar” de la población. Lo que pretende la biopolítica es gestionar, controlar y producir aspectos concomitantes a la existencia humana, por ejemplo: los índices de mortalidad, natalidad, sexualidad, higiene, tasas de homicidio, longevidad, etc.
La biopolítica es la ocupación de la vida por parte del poder. O como diría Foucault, es un ejercicio de poder sobre el hombre en cuanto ser viviente. Al tiempo que nos controlan con datos, cifras, estadísticas e índices sobre nuestra vida, nos reglamentan qué vida debe ser vivida. Por eso, la marginalidad -lo que no debe ser vivido- se administra con necropolítica. La necropolítica es la práctica gubernamental de hacer y dejar morir a las personas. No solo a través de lo que llaman limpieza social, sino a través de implementación de políticas que desahucian a amplios grupos poblacionales. Para no ir tan lejos, el mayor ejemplo de la necropolítica fue el Estado nazi.
Ahora bien, estos mecanismos de la necropolítica son los mismos que implementó Peñalosa cuando “recuperó” el Bronx. El alcalde no sólo cree que puede, desde la institucionalidad, generar soberanía sobre la vida y la muerte del habitante en condición de calle; no sólo extirpó los programas de “rehabilitación”, sino que además trasladó el problema social de la “indigencia” hacia “el resto” de la población. De hecho, inauguró una confrontación por la supervivencia entre “vivos y muertos”.
Hoy los comerciantes del sector del Bronx, frente al drama de convivencia, buscan implementar formas de limpieza social contra los indigentes. Estos marginados se resisten y amenazan con quemar los negocios de los “vivos”. Por ende, pasan sobre nosotros imágenes escalofriantes de la colisión entre esos dos grupos, y la situación se tiende a agudizar.
Por eso antes de que empiece el apocalipsis Zombie es preciso intervenir de cualquier forma contra esa perspectiva gubernamental de muerte. La lucha y resistencia debe ser por la vida, a pesar de que ésta esté agenciada por relaciones de poder. Si miramos en detalle, el Zombie lucha por vivir y es una víctima más de este sistema aniquilador. El vivo también resguarda su vida. Es decir, lo que está en juego, para los dos grupos, es la supervivencia. Por lo tanto, antes de abrigar salidas de corte fascistas, como las de “mátenlos a todos”; o antes de emprender y aupar una guerra –así sea civil-; de lo que se trata es de oponerse y resistir a los mecanismos necropolíticos. El verdadero responsable del asecho Zombie no son los vivos sino la estrategia necropolítica – o el virus, tal como ocurre en la pantalla grande- que implementó la institu- cionalidad encabezada por Peñalosa. En consecuencia, la resistencia y lucha no debe ser entre la población, sino contra los que esparcieron el virus, contra aquellos que desatan esa realidad de sujeción y exclusión, es decir, hay que volcar el apocalipsis Zombie contra la misma alcaldía.
Referencias bibliográficas: Haraway, Donna. Manifiesto Cyborg: El sueño irónico del lenguaje para las mujeres en el circuito integrado. 1984.

jueves, 1 de septiembre de 2016

#Venezuela la contra revolución ha fracasado ( imagenes y video)






se pretendieron realizar acciones violentas controladas por  los organismos de seguridad









LA  VERDADERA  CONCURRENCIA DE LA  MARCHA OPOSITORA

video
vídeo e imágenes tomada de internet  via Twitter.com

sábado, 20 de agosto de 2016

#Colombia: La Paz es sin el ESMAD



"Para construir una paz democrática y con justicia social, es necesario que se garantice el derecho a la protesta sin temor a que un cuerpo policial represivo siga atentando contra la vida de personas inocentes".



Renata Cabrales
El Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, que está presente en 19 ciudades del país y cuenta con 3.600 oficiales, tiene como misión el control de manifestaciones, disturbios y apoyo a desalojos, con el fin de restablecer el orden y la seguridad de los habitantes y no en vano su lema es “Dios y Patria, mantener el orden es nuestro deber”, pues ya sabemos que en un país laico como el nuestro, Dios está primero y lo que se haga en su nombre se justifica, aun cuando mantener el supuesto orden implique asesinar inocentes. Pero no importa, las lágrimas de los familiares de los incautos exterminados en medio de las manifestaciones es la principal causa de sensación del deber cumplido.
En una sociedad donde exista el derecho a la protesta y asimismo la libertad de expresión, sus habitantes podrían expresar sus inconformidades ante los gobiernos para despertar la conciencia de la sociedad en general por medio de cualquier tipo de manifestaciones en el espacio público, sin ningún tipo de restricción. En estos casos, el Esmad debe jugar un papel de garante de los derechos humanos de las personas involucradas en estos eventos y no, todo lo contrario, abusar de la fuerza para mitigar un supuesto caos ocasionado por la inconformidad de quienes exigen sus derechos.

No en vano quienes defienden los derechos humanos en el país denuncian los abusos, debido a su uso ilegítimo de la fuerza contra personas inocentes que legitiman su voz de protesta en medio de pacíficas manifestaciones, como el uso de armas de fuego no convencionales, como granadas dispersoras recargadas con objetos contundentes o filosos, con las cuales, se presume, han llegado a asesinar a manifestantes. En estos casos de represión contra el derecho la protesta, el Gobierno y la extrema derecha justifican la operación del cuerpo policial represor, poniendo en duda el concepto de democracia y en peligro el ideal de paz por el que lucha el país en este momento.

Cifras de abusos del Esmad

Por esta razón, Alirio Uribe, representante a la Cámara por el Polo Democrático, al lado de la representante por el Partido Verde Ángela María Robledo, los representantes Víctor Correa por el Polo Democrático e Inti Asprilla por el Partido Verde, miembros de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, han hecho un debate en el Congreso de la República el pasado jueves 4 de agosto en presencia del coronel Gabriel Bonilla, director del Esmad, y miembros de la Defensoría del Pueblo, y han documentado los casos en los que se ha evidenciado irregularidad de las funciones por parte de integrantes del Esmad en el momento de vigilar manifestaciones sociales y estudiantiles, paros campesinos, así como desalojos de viviendas.
Según el representante Uribe, de acuerdo a las cifras presentadas, el objetivo es hacer un análisis detallado en los casos en que varias personas han perdido la vida.
Manifiesta entonces que en lo que va del 2016 se han denunciado 69 abusos por uso desproporcionado de armamento, uso excesivo de la fuerza y utilización de armas de fuego, y en esos eventos se reporta un total de 682 víctimas.
“Siete personas han sido asesinadas, otras 336 han sufrido lesiones personales y los homicidios fueron presuntamente cometidos por el Esmad en el contexto de manifestaciones y protestas como la cumbre agraria, el paro camionero y el sector más afectado, de acuerdo a las informaciones que hemos recibido, es el movimiento indígena que de un total de 69 casos de violaciones, 29 han ocurrido sobre esta población frente a los homicidios, que es sobre lo que hemos pedido información, tenemos cinco casos con seis personas muertas, presuntamente en acciones que responsabilizan al Esmad”.
Se recuerdan los casos ocurridos este año de Miguel Ángel Barbosa, asesinado el 21 de abril en Bogotá; Willinton Quibarecama, el 16 de mayo, miembro de la ONIC; Gersaín Cerón Marco Aurelio Díaz, 2 de junio en Santander de Quilichao; Luis Orlando Saís en Duitama a quien un gas lacrimógeno le dio directamente a la cabeza, causando, según Medicina Legal, trauma craneoencefálico severo debido al impacto del proyectil lacrimógeno.

Por su parte el representante Víctor Correa manifiesta que “he podido ver durante estos años que una fuerza que se entiende de contingencia frente a hechos que pueden perturbar el orden público se ha convertido en una fuerza de represión, de provocación, utilizada por los poderosos, por quienes sustentan los gobiernos para silenciar al opositor y a la inconformidad, para atacar la protesta social y, de alguna manera, vulnerar el orden democrático de nuestro país”.

La vida en Colombia debe ser sagrada

Según Ángela María Robledo, “durante la alcaldía de Mockus se logró preservar la vida sin usar la fuerza, bajo el lema ‘la vida en Colombia debe ser sagrada’ y es por eso que el Esmad debe convertirse en un cuerpo garante de los derechos humanos”.
Asimismo, según la representante, el Esmad se creó en una directiva temporal por el gobierno de Andrés Pastrana en febrero de 1999 en el marco del proyecto del Plan Colombia, de manera transitoria, pero “en Colombia todo lo que es transitorio, termina quedándose”. Se cuestiona Robledo, ante este panorama: “¿Cuál es el cambio que va a dar radicalmente el Esmad para enfrentar el posconflicto?”. Ya que, según ella, esta es una fuerza represora antisocial, pero sobre todo, antijóvenes, y se cuestiona finalmente cuánto le cuestan al Estado colombiano los 3.600 miembros de ese cuerpo represivo, cuya respuesta viene a ser la suma de 400 mil millones de pesos.
Inti Asprilla, por su parte, opina que “es necesario que se desmonte el Esmad, ya que entramos en la etapa del posconflicto y no tiene sentido que acabemos la guerra y ahora en la protesta social se cometan asesinatos como los que se están cometiendo”.
El coronel Gabriel Bonilla, director del Esmad, de manera fría y cínica, defendió la permanencia del Esmad, argumentando que este cuerpo policial es necesario para ofrecer la tranquilidad y seguridad de Colombia.
Vale la pena recordar que para construir una paz democrática y con justicia social, es necesario que se garantice el derecho a la protesta sin temor a que un cuerpo policial represivo siga atentando contra la vida de personas inocentes.

domingo, 22 de febrero de 2015

VENEZUELA Y EL GOLPE FRUSTRADO: ¿QUÉ HABRÍA OCURRIDO CON LEDEZMA EN ESTADOS UNIDOS? :Atilio Boron




Toda la prensa hegemónica y los “intelectuales bienpensantes” (como dice Alfonso Sastre) acusan al gobierno bolivariano de tiránico y totalitario por haber apresado a Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas. Tuvo suerte este personaje, porque le hubiera ido mucho peor si lo que hizo en Venezuela: participar en una conspiración para derrocar por medios violentos al gobierno, lo hubiese hecho en Estados Unidos. A continuación, algunos antecedentes de utilidad para contextualizar su detención y, de paso, la de Leopoldo López, otro que cuenta con iguales o peores antecedentes que Ledezma.

En efecto, la legislación de Estados Unidos considera como un crimen federal cualquier acto de un nacional que “organice, ayude o intente organizar una sociedad, grupo o conjunto de personas que enseñan, promueven o alientan el derrocamiento o destrucción del gobierno.” Para que se configure esta figura penal no es necesario que el plan urdido por los conspiradores sea llevado a la práctica. Basta con haberlo concebido. En virtud de esta legislación, en 1981 Oscar López Rivera -un líder independentista de Puerto Rico y veterano de la Guerra de Vietnam- fue declarado culpable y condenado a 70 años de prisión por conspiración sediciosa y otros delitos.
 Después del primer atentado contra las Torres Gemelas, en 1993, las investigaciones condujeron a la detención de Omar-Abdel Rahman -un invidente clérigo musulmán, nacido en Egipto y residente en New Jersey- y nueve otras personas, todas acusadas de “conspiración sediciosa” por estar involucradas en un plan supuestamente destinado a librar una guerra terrorista contra los Estados Unidos y su gobierno. Los inculpados no llegaron a concretar sus propósitos pero se los condenó por haber puesto en marcha un complot destinado a tal fin. La evidencia: se los sorprendió manipulando sustancias explosivas en un garaje de Queens. Pese a que el clérigo ciego mal podría haber participado en la preparación de las bombas que supuestamente se colocarían en las Torres Gemelas fue acusado de ofrecer una justificación religiosa a los conspiradores. Todos fueron condenados en 1996, y a Rahman el juez Michael Mukasey le impuso una condena de prisión perpetua. Después de los atentados del 11 de Septiembre del 2001 y con la aprobación de la Ley Patriota (Pub. L. No. 107-56, 115 Stat. 272) se acentuaron las prerrogativas del Ejecutivo para perseguir a quienes el presidente considere han planeado, autorizado, ayudado a realizar o realizado actos hostiles o ataques en contra de Estados Unidos y su gobierno. 

Ledezma apoyó abiertamente el golpe de estado de Abril del 2002 y luego el paro petrolero de 2002-2003. Fue un activo promotor y protagonista del “Plan Salida”, del 2014, cuyos desmanes y guarimbas sembraron la destrucción en el país y provocaron la muerte de 43 venezolanos. Y en los últimos días se involucró de lleno en la propuesta de “cambio de régimen”, abogando por el derrocamiento y reemplazo extraconstitucional del gobierno de Nicolás Maduro. Por su participación en el golpe del 2002 y el paro petrolero Ledezma estaría sirviendo una condena de 20 años en los Estados Unidos, y no podría haber proseguido su carrera política como lo hizo bajo la “tiranía chavista”, como con evidente perversidad gustan decir él, Leopoldo López y Corina Machado. Curiosa tiranía esta que permite que conspiradores sediciosos actúen libremente, compitan por cargos públicos, dispongan de ilimitado acceso a la prensa y difamen a diario a las autoridades legítimamente constituidas del país, convocando a tales efectos la ayuda y el apoyo de terceros países, lo que en Estados Unidos agravaría las penas.
 La magnanimidad de la revolución bolivariana le permitió a Ledezma seguir disfrutando de todas las garantías del Estado de Derecho y, bajo ese amparo, promover arteramente la violación del orden constitucional. Esto no lo podría hacer hecho en Estados Unidos. Pero ya sabemos que Washington padece de esquizofrenia aguda: quien sería condenado por sedicioso puertas adentro se convierte en un heroico “combatiente de la libertad” cuando sus crímenes los perpetra contra un gobierno que no es de su agrado y al que trata de destruir apelando a cualquier recurso. 
Ver un detalle del prontuario golpista de Ledezma en: http://www.telesurtv.net/news/Conozca-al-alcalde-detenido-en-Venezuela-por-golpista-20150220-0012.html
(En las fotos: Omar-Abdel Rahman; Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma )

domingo, 4 de enero de 2015

ASÍ VIVE EL 1% DE LA POBLACION MAS RICA DE HAITÍ- "LA MAS REPUGNANTE ELITE"

Philippe Dodard y su esposa en su casa de Petionville. Sr. Dodard es un pintor, escultor y diseñador. Artista puso muy cerca del establecimiento, que regularmente recibe órdenes de los bancos y las grandes empresas haitianas. Sus obras adornan las paredes de muchas casas de la élite.


Mucho se ha escuchado de que Haití es el país más pobre del hemisferio occidental, sin embargo, muy pocas personas saben de la élite que habita en esta pequeña isla caribeña. La mayoría de ricos del pequeño país llegaron a principios del siglo pasado de lugares como Francia, Líbano, Siria, Alemania o Jamaica. Ese 1% de la población controla el 50% de la economía y las 500 personas que más pagan impuestos generan el 80% de lo que recauda el fisco haitiano.

Ante  semejante desigualdad, no es raro escuchar criticas como la del escrito Lyonel Trouillot (nacido en la isla), quien califica a la burguesía local como "la más repugnante élite", por reducir a "La perla de las  Antillas" en un estado de pobreza absoluta. 

El foto reportaje publicado en Foreign Policy muestra cómo viven los más ricos del país más pobre de américa, demostrando, una vez más, las desigualdades sociales existentes en la isla. Y aunque mucha ayuda fue prometida después del terremoto que prácticamente destruyó a la nación entera, muy poco de ese dinero se ve invertido en la población.

A los ricos, sin embargo, parece que ninguna de las catástrofes que ocurren en Haití les afectara. Ellos siguen viviendo en sus grandes mansiones, alejados de los barrios peligrosos, entre fortalezas que buscan alejarlos de la pobreza que impera en las calles.

Paradójicamente, es en manos de esa élite que se encuentra la reconstrucción de Haití. Serán las empresas que ellos manejas las que le proveerán al país los productos y servicios necesarios para su desarrollo, serán sus industrias las que crearán empleo y las que captarán gran parte de la ayuda internacional.

las mayores quejas contra  esta élite tiene que ver con el  apoyo a las dictaduras de Duvalier o a las fuerzas paramilitares después de la elección de Jean-Bertrand Aristide en 1991;ademas de la paralización de la pequeña industria nacional  en favor de las importaciones más rentables y menos riesgosas, también se les acusa a algunos de su participación en el tráfico de cocaína desde América del Sur, que en gran medida pasa por esta isla, donde el Estado, durante casi treinta años, se define por su ausencia.

¿Es justo que en un país con tantas necesidades, unos cuantos sean los dueños de la mayoría? Definitivamente no, pero así es el mundo desigual en el que vivimos. Aquí tampoco es que sea muy diferente la situación...

Reginald Boulos, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Haití, médico, empresario, magnate de los medios y el empresario. Después de tres intentos de asesinato y secuestro de su esposa bajo la presidencia de Jean-Bertrand Aristide, que renunció a sus actividades médicas en el barrio pobre de Cité Soleil, en Puerto Príncipe. "Este país no quería mi ayuda, así que decidí hacer dinero."


Gregory Brandt presidió la Cámara de Comercio e Industria Franco-haitiana, "Mis hijos han estudiado en el extranjero, pero optó por regresar a Haití a pesar de la situación. Y estoy muy orgulloso ... "

Siete de la mañana, clases de fitness en Ultimate Fitness, un club de lujo en. Directores generales, abogados Nos reunimos ...

Clifford Apaid es el jefe de una empresa textil emplea a más de 10.000 trabajadores de montaje camisas, blusas y pantalones para las principales marcas de Estados Unidos. La compañía subcontrata para grandes empresas de Estados Unidos. La familia Apaid es un origen libanés dinastía cuyos antepasados se asentaron en Port-au-Prince en 1930. "Los trabajadores haitianos no son competitivos en comparación con los chinos."

Eric Juan el Bautista dueño de la segunda ,  lotería de Haití. Hijo de uno de los Tontons Macoutes de Duvalier, Jean-Baptiste diseña un total desprecio por el mulato élite que lleva las riendas de la economía haitiana.
(Zureki Zakour, haitiana con ascendencia siria, en Milano, uno de los salones de belleza más exclusivos)

Thierry Gardere, Thierry Gardère, gerente de marca en Haití ron Barbancourt 
De izquierda a derecha: Thierry Gardere, CEO de Barbancourt, Eliane Bayard, director de la agencia, tres de los creativos que han trabajado para mantener vivo el Rhum Barbancourt Magia: OB (desde 2002), J.Breham (1982) y S.Armand (2000). William Eliacin, director financiero de Barbancourt.




guardia de seguridad en una de las mansiones en  Petionville

mansiones en  Petionville
Gilbert Bigio, un Judio y cónsul honorario de Siria por Israel en Haití también pasa a ser uno de los hombres más ricos de esa nación empobrecida.


textos e imágenes: 



lunes, 29 de diciembre de 2014

Periodista: La sociedad de EE.UU. cae víctima de la manipulación de la opinión pública

.

El pueblo estadounidense está atrapado en una distopía de guerras incesantes contra cada vez un alterado conjunto de enemigos, contra los cuales debe condicionarse a la sociedad norteamericana, escribe el portal 'Consortium News'.
Lo que el periodista Robert Perry llama 'gestión de percepción' se remonta a las protestas contra la Guerra de Vietnam, cuando el Gobierno decidió gestionar la opinión popular de antemano para obtener el apoyo de la población, poniendo 'gorras blancas' a unos líderes internacionales y 'gorras negras' a otros.
En el ejemplo de la crisis ucraniana, provocada este año por Occidente, se fomentó la histeria antirrusa. Se presentaron acusaciones contra Rusia y no contra Kiev, que llegó a bombardear zonas civiles en el antigolpista este de Ucrania. No importa que el presidente legítimo fuera derrocado en Ucrania. "Es que las gorras blancas las lleva el régimen de Kiev, y las negras son de los rusohablantes y el presidente Putin", explicó el autor.
Los mismos políticos que acusan a Rusia de intervención, han aplicado el doble rasero para la insurgencia en Siria apoyada por EE.UU., poniendo las 'gorras blancas' a los yihadistas suitas. "Han llamado al presidente Obama a lanzar una campaña aérea contra el Gobierno sirio como 'intervención humanitaria', resaltó el periodista.
Estadounidenses marcharon contra la violencia policial 


Estadounidenses marcharon contra la violencia policial 
Miles de personas en distintas ciudades de Estados Unidos salieron el pasado sábado a marchar en paz en contra de la violencia policial en el referido país, tema que ha ocupado los titulares mundiales tras el asesinato de jóvenes afroamericanos por parte de uniformados, reseñó Telesur.
Bajo las consignas “Manos arriba, no disparen” (Hands up, don´t shoot) y “Sin justicia, no hay paz” (No justice, no peace), los ciudadanos de varias de las principales ciudades norteamericanas como Los Ángeles (oeste), Nueva York (noreste) y Ferguson (medio oeste) se manifestaron.
Los asistentes a las movilizaciones exigieron justicia para los afroamericanos, víctimas de la discriminación policial: Michael Brown (Ferguson) y Eric Garner y Akai Gurley (Nueva York), así como Ezell Ford y Omar Abrego (Los Ángeles), entre otros.
“Cada 48 horas una persona muere en Estados Unidos por un agente de policía o una figura de autoridad o vigilante, y nada puede detenerlos”, denunció Kirbie Joseph, una integrante del grupo de organizadores de la marcha que se realizó en Nueva York.